Zonas de buceo en España

Recorrido por diferentes zonas de buceo en España 

España cuenta con una gran riqueza geográfica y lugares únicos para realizar inmersiones de buceo técnico y recreativo. En Casco Antiguo, os recomendamos algunas de las mejores zonas donde vivir una gran aventura dentro de las aguas españolas.

Cataluña

Gerona es de esas provincias españolas que ofrecen posibilidades a los amantes de los deportes de montaña y deportes acuáticos. En nuestro caso, el buceo cobra especial protagonismo en la Costa Brava, destacando enclaves como Cabo de Creus e islas Medas. 

En algunas inmersiones predominan colonias de gorgonia roja e imponentes meros, los cuales cobran especial protagonismo cuando son iluminados con focos luz plana, mostrando el esplendor de todos sus colores.

Levante 

El levante ofrece un mar cristalino en un entorno único, donde es posible bucear en islas volcánicas como Columbretes, pasando por el Cabo de la Nao que ofrece numerosas grutas y cuevas. La temperatura del agua oscila entre los 15ºC de invierno hasta los 26ºC en verano, pudiendo disponer de un traje para cada ocasión. Otros puntos de interés sería la isla de Benidorm, reserva marina de isla de Tabarca o inmersiones arqueológicas en el pecio romano de Bou Ferrer.

Determinadas zonas como Cabo de Palos, son un referente europeo en cuanto a la densidad de fauna que se puede contemplar. Al ser una reserva marina bien preservada, es posible bucear con bancos enormes de espetones, meros de gran tamaño, abadejos, peces luna, morenas, bancos de bogas, atunes y multitud de especies del Mediterráneo. Se recomienda reservar las inmersiones con tiempo en algunos de sus numerosos centros de buceo.

Destaca también la gran concentración de barcos hundidos que son la delicia de los buceadores que buscan adentrarse en los restos de la historia mediante el buceo en pecios.

Andalucía y el Estrecho de Gibraltar

Desde Almería, con su peculiar orografía sumergida de Cabo de Gata, pasando por Granada con inmersiones sencillas llenas de vida destacando la diversidad de nudibránquios de la Costa Tropical hasta Tarifa en donde la unión del Mediterráneo y Atlántico nutren de vida cada inmersión.

Un salto a la ciudad autónoma de Ceuta, ofrece un fondo repleto de gorgonias, multitud de especies mediterráneas y atlánticas,  así como unas de las mayores zonas donde es posible contemplar coral rojo del mar Mediterráneo. También es posible visitar la isla de Alborán, disfrutando en travesía avistando cetáceos y numerosas aves marinas en superficie o sumergiéndonos entre sus bosques de algas de laminarias.

Islas Baleares

Es un verdadero privilegio poder disfrutar de la gran cantidad de inmersiones que se pueden realizar en las islas Baleares. En Mallorca, destaca la isla de Toro con sus numerosos peces San Pedro, espetones, dentones, cardúmenes de salpas o langostas entre sus cavidades. En el parque nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera en donde se pueden avistar meros, cabrachos y pastinacas de gran tamaño.

Menorca es sinónimo de acantilados y dando un salto a Las Pitiusas, Ibiza y Formentera albergan una de las mayores praderas de posidonia oceánica, siendo esenciales para el buen equilibrio del ecosistema marino.

Isla Canarias

Englobadas dentro de la Macaronesia, son un verdadero paraíso para el buceo, con la posibilidad de hacer inmersiones durante todo el año. Desde El Hierro, con su Mar de las Calmas y sus buceos en El Bajón, Tenerife con Los Gigantes, Lanzarote y sus inmersiones desde Playa Chica o el Museo Atlántico. Gran Canaria con sus buceos de infantería desde la playa de El Cabrón o en Sardina del Norte para ver la fauna sumergida más emblemática de la isla. 

También destaca La Graciosa, la octava isla canaria y su increíble inmersión del Bajo de las Gerardias cuya cima se encuentra a -27m y desciende hasta los 70m,  un fondo que recuerda a un mar tropical pero ubicado en el Atlántico Norte. Sin olvidar las inmersiones que ofrece La Palma, La Gomera y Fuerteventura con su isla de Lobos.

Atlántico

Sin duda, alguna de las mejores inmersiones que se pueden realizar para contemplar la fauna y flora puramente atlántica. En la islas Cíes el buceo es en  aguas frías,  por lo que se precisa la mejor protección térmica. Las inmersiones destacan por un fondo repleto de vida, con bivalvos, percebes adheridos a las rocas, nécoras, centollos, pulpos y rodaballos en estado salvaje. 

Es recomendable ir con un traje seco o si es húmedo, al menos de 7mm. Si se van a realizar filmaciones subacuáticas, el uso de un filtro magenta ayudará a equilibrar la dominancia de color verdoso.

Cantábrico

Desde Asturias, pasando por Cantabria hasta Guipúzcoa, cerca de sus acantilados es posible descubrir un mar en calma en los meses de verano. Inmersiones en las que predominan especies de gran tamaño como congrios, serránidos, lubinas, doradas y sargos. Recomendable al menos el uso de trajes semisecos o húmedos de 7mm.  

Últimamente, se están desarrollando actividades turísticas y de divulgación que consisten en excursiones de apnea en alta mar para realizar buceo a pulmón libre junto a tiburones azules y marrajos. Un verdadero espectáculo de la naturaleza, para ello, el uso de aletas largas de apnea son muy favorables para este tipo de actividades. 

Agua Dulce

También es interesante destacar inmersiones en algunas zonas del interior como en el Alto Tajo o inmersiones en Las Lagunas de Ruidera, con sus aguas limpias repletas de lucios, galápagos leprosos y numerosas aves de humedales.

En este post hemos hecho un pequeño recorrido por las zonas de buceo de España. Recomendamos contratar las inmersiones siempre con un centro de buceo reconocido, así como adaptarse a las inmersiones de cada nivel y el uso del material adecuado para cada tipo de inmersión.

Blogmaster, canal oficial de noticias Casco Antiguo.